La semana pasada, un grupo de directivos de escuelas de la provincia de Buenos Aires fueron informados de que la administración encabezada por María Eugenia Vidal está revisando las categorías de ruralidad y desfavorabilidad de las más de 300 escuelas que encajan en dicho segmento.

De este modo, ya recategorizó 19 escuelas, donde los docentes dejarán de recibir la bonificación por zona desfavorable y los establecimientos perderán la oportunidad de ser incluidos en planes de mejora que maneja la Provincia.

Pero lo más llamativo es el método que está usando el estado provincial para realizar estas modificaciones en base al concepto de ruralidad. Según informó el sitio 1748 Noiticias, de la localidad de General Rodríguez, “buscan en Google Maps y, si observan una casa a 15 kilómetros a la redonda de la escuela, toman la decisión de bajar de categoría o declarar a la institución como urbana”.

De acuerdo a lo informado por este mismo medio, los directivos que recibieron la preocupante noticia “citaron el ejemplo de varias escuelas ubicadas en islas de Campana en las cuales los docentes pagan el combustible de la embarcación que los lleva a su lugar de trabajo y pasaron a ser consideradas urbanas”.

Fuente: infonews