Tras el escándalo por la revelación sobre el 1.2 millones de dólares ocultos, renunció Valentín Díaz Gilligan, el “funcionario testaferro” al que le encontraron una cuenta oculta en el exterior presentó su dimisión al Poder Ejecutivo.

El diario El País de España publicó la semana pasada que el militante de Cambiemos que trabaja en la Casa Rosada guardó 980.000 euros en Andorra, un país de 78.264 habitantes entre España y Francia donde hasta 2017 regía el secreto bancario.