Es una cifra sin precedentes en lo que va de 2018. Los gobiernos nacional y de la provincia sugieren un tope de 15% para este año.

Mientras los gobiernos nacional y de la provincia de Buenos Aires impulsan acuerdos salariales con un tope de 15%, el intendente kirchnerista de Pehuajó, Pablo Zurro, hizo saltar los tapones de las negociaciones paritarias: anunció una suba de 32,5% en los haberes de los trabajadores municipales.

Zurro es el jefe comunal de Pehuajó -un partido ubicado en el oeste bonaerense con poco más de 40.000 habitantes- desde diciembre de 2007. También presidente del PJ local, muestra un férreo respaldo al cristinismo: se presenta como “Intendente Kirchnerista del Partido de Pehuajó”.

El anuncio, sin precedentes durante 2018 en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, contempla que la primera cuota del aumento se cobrará a partir del mes próximo -pago que corresponderá a abril- y el otro tramo se hará efectivo en septiembre. “Estamos orgullosos de poder anunciar que acordamos con UPCN y el Sindicato de Trabajadores Municipales un aumento del 32,5% para todos los trabajadores y trabajadoras del Municipio”, dijo el jefe comunal.

El aumento dado a conocer por Zurro se enmarca en la decisión de no adherir al pacto fiscal que impulsa la administración de la gobernadora María Eugenia Vidal, que impulsa -en plena lucha contra la inflación- acuerdos paritarios con un techo de 15% de incremento. El municipio pehuajense, según el propio jefe comunal, cuenta con una plantilla de 1.399 trabajadores.

La cifra está muy por encima de lo acordado por otros municipios bonaerenses, especialmente de Cambiemos. Hace pocos días, Lanús -conducido por Jorge Grindetti- cerró un acuerdo de 15% con los trabajadores municipales. Y en Campana, el intendente Sebastián Abella -también de Cambiemos- acordó un incremento que está seis puntos por debajo del tope propuesto por la administración provincial: 9% de suba y en tres cuotas.

Del otro lado, algunos jefes comunales alineados en el kirchnerismo firmaron incrementos que desafían la propuesta del oficialismo provincial, aunque no es seguro que sea porque en sus territorios son más eficientes o recaudan más.

En diciembre, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, anunció una suba de 30% en los haberes de los trabajadores del municipio. Por su parte, Mario Secco (Ensenada) y Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco) lanzaron un 25% de incremento. Algo más moderado fue Francisco Echarren, intendente de Castelli y con fugaz paso por la administración de Vidal: acordó días atrás una suba de 20%.

Fuente: Clarín